Últimos tweets
Couldn't connect with Twitter

Disfrutando La Palma, La Isla Bonita

La Palma Islas Canarias

Disfrutando La Palma, La Isla Bonita

Islas Canarias en familia.

 
El primer viaje de Iván fue a Lanzarote, solo tenía 4 meses. Desde entonces ya ha visitado Fuerteventura, Gran Canaria, Tenerife y este año en Semana Santa la isla bonita: La Palma. Poco a poco conocemos todas las Islas Afortunadas.


Como siempre empezamos a organizar el viaje con muchísimo tiempo. Compramos los vuelos hacia septiembre y aún así tuvimos que cuadrar los días pues no son vuelos baratos. Al final viajamos de lunes a viernes, para que fuera más o menos asequible y volvimos a confiar en Iberia.

El primer día en la isla, después de recoger el coche en el aeropuerto (confiamos de nuevo en Avis, pues no hemos tenido buena experiencia con agencias lowcost locales, por la parsimonia en la entrega de los vehículos y el estado de los mismos) nos dirigimos al hotel.

Nos alojamos en un lugar impresionante que os recomendamos: Hacienda San Jorge. Tiene una arquitectura tradicional de gran belleza y solo por eso ya merece ser visitada. Es un verdadero oasis en el que si hace buen tiempo puedes disfrutar de su increíble piscina o de su playa a la que se puede acceder por la parte de atrás. Además para los más pequeños es un mini zoo por todos los animales con los que se encuentran en sus jardines. Iván cada día tenía que dar los buenos días a todos ellos, tiene muy buenos recuerdos de nuestro paso por allí.

Santa Cruz de la Palma

Después de alojarnos nos fuimos a Santa Cruz a visitar la ciudad. Su casco histórico posee gran belleza, es un recorrido cómodo en el que puedes caminar por su calle principal, ir viendo edificios tradicionales, casas nobles, calles llenas de color y finalizar en el paseo frente al mar. En el paseo de la Avenida Marítima se pueden ver los típicos balcones de madera palmeros. Aunque los balcones parecen la fachada principal de los edificios, en realidad eran lo contrario, la parte de atrás. Estos balcones influyeron en la arquitectura colonial y en muchos países latinoamericanos. Cuba, Venezuela, Colombia o Perú tienen edificios con balcones similares.

Como curiosidad, estos balcones consiguieron mantenerse, a pesar de una orden del Rey Felipe II en 1585 de eliminar todos los balcones especialmente en Andalucía y Canarias. Los gobernantes palmeros miraron hacia otro lado y no hicieron caso a la ley, siendo los únicos en España en no ser retirados. Afortunadamente eso hizo que hoy podamos seguir disfrutando de sus vistas.

Balcones de La Palma
Santa Cruz de La Palma

Al día siguiente ya nos dirigimos a lo que de verdad nos movía en este viaje, recorrer los bosques de la Palma. Comenzamos recorriendo los bosques de laurisilva hasta Cubo de la Galga. Fue abrumador, tanta belleza sobrecoge, parece que te adentras en paraísos perdidos que recuerdan a Jurasic Park. Hicimos un recorrido corto para no cansar demasiado a Iván y lo superó sin problema.

Merece la pena detenerse a ver el paisaje, es espectacular.

Bosques de laurisilva

Por la tarde subimos al Roque de los Muchachos. Después de haber vivido tan de cerca la llegada de Megara a la Palma, era obligatorio subir a visitarlo.  Es una Starlight Reserve, tiene el mejor cielo del mundo. Desde él se pueden ver más cerca las estrellas. El observatorio del Roque de los muchachos está considerado el mejor del hemisferio norte.

Roque de los Muchachos
Roque de los Muchachos

Estando arriba nos asomamos al mirador de la Caldera de Taburiente, desde donde hay unas vistas impresionantes. Hay que ver la caldera desde todos los puntos que permite el Parque Nacional para hacerse idea de sus dimensiones.

Al día siguiente teníamos reserva en el Parque Nacional de la Caldera de Taburiente. Desde el mirador de la Cumbrecita hay otras vistas impresionantes de la Caldera. Para visitarlo os recomendamos reservar en su web el parking con antelación. El acceso es limitado y gratuito pero es con reserva.

Parque Nacional Caldera de Taburiente
Parque Nacional Caldera de Taburiente

El sendero es muy fácil y cómodo para ir con niños. Un auténtico paraíso catalogado como Reserva de la Biosfera, lleno de pinos canarios.

Después visitamos un pueblo precioso, Los Llanos de Aridane. Además de sus 11 laureles de Indias centenarios que llegaron de Cuba gracias a los emigrantes, tiene unas casas típicas canarias, preciosas, coloridas y muy bien conservadas. Es de parada obligatoria.

llanos de Aridane
Balcón los llanos de aridane

Además comimos en un sitio bueno, bonito y barato: «Salta Si Puedes«

El final del viaje fue de contrastes: la Palma no deja de sorprender. Al sur además de volcanes puedes encontrar las salinas de Fuencaliente, que junto a su faro son otra parada que no hay que perderse.

Ese último día comimos en otro sitio muy recomendable, al que ir sin prisa ninguna, pues hay que esperar bastante. Nos lo recomendaron en el Parque Nacional, pero ya nos advirtieron que no hacían reservas. Era el Bodegón de Tamanca. Es un sitio con mucho sabor, con un personal súper amable y unos platos típicos muy ricos. Cuando llegas a cualquiera de las islas hay que aprender a seguir su ritmo que no tiene nada que ver con el nuestro. Lo mejor es dejar el estrés fuera y disfrutar cada momento.

Hay que tener en cuenta que recorrer la isla no es fácil, pues carece de demasiadas carreteras. Hay mucho acantilado, pendientes y curvas, con lo que hay que planificar bien los trayectos por tiempo y distancia.

Y vosotros ¿la conocéis? Para nosotros fue una escapada que teníamos muchas ganas de hacer y que superó todas nuestras expectativas. 🙂

No Comments

Post A Comment